TESTIMONIO DE UNA PARTICIPANTE DEL TALLER DE LITERATURA Y ESCRITURA INCLUSIVA SOYCOMOTU®

enero 03, 2018

A continuación transcribimos una carta que una participante del taller de Literatura y Escritura Inclusiva envió a los monitores en agradecimiento a su esfuerzo, dedicación y generosidad en el programa de talleres de la Fundación Cattell Psicólogos.

Se trata de una carta llena de optimismo, transformación y empoderamiento personal que nos llena de energía y nos reafirma en nuestro propósito de continuar en la lucha contra el estigma social y una de sus más graves consecuencias: el autoestigma o estigma internalizado que conlleva una autoestima negativa, sentimientos de desesperanza, falta de confianza las propias capacidades y el efecto de “Para qué intentarlo” (para qué buscar trabajo si no lo voy a conseguir, o para qué iniciar unos estudios si no voy a poder concentrarme).

Os damos las gracias a todas y a todos los participantes de los Talleres de Formación Inclusiva, Cooperación y Creatividad del Programa SoycomoTu® por confiar en nosotros y en nuestro buen hacer.

“Querido Mikel:

¿Qué tal estás? Soy Carmen, participante del Taller de Literatura de los últimos años. Supongo que te sorprenderá recibir a estas alturas una carta mía, y es que verás: guardaba tu dirección de aquél ejercicio que hicimos en clase. No llegué a escribirte entonces, más por inseguridad que por falta de voluntad. Pensaba que por mi ausencia de creatividad, mi carta sería demasiado aburrida. Pero conservé las señas, y aquí me tienes, queriendo abordar algunas cuestiones contigo porque creo que te lo debo. Debí hacerlo mucho antes, lo sé, pero me preguntaba si tú lo encontrarías procedente o no, y he dudado bastante, pero por fin me he decidido. Así que…

En primer lugar, quería daros las gracias a Carlos y a ti. Por lo menos en mi caso los talleres han sido de gran ayuda.
Yo llevaba varios años viviendo prácticamente aislada en casa, ajena al mundo exterior. Los dos cursos que hice con vosotros me sirvieron para ir superando mis miedos, ya que el simple hecho de salir de casa y compartir un espacio con otras personas para mí era un paso muy importante. Si no me hubiera sentido cómoda no hubiera seguido yendo. Y no sólo completé el primer curso, sino que repetí, y tú tienes mucho que ver. Realmente eres una de esas personas que hacen que los que tienes cerca se sientan bien. Siempre te mostrabas cordial, y afable, y cercano, irradiando una cálida luz. Por otro lado me inspirabas con tu entusiasmo y tu exquisita sensibilidad. Me gustaba ver la forma en que vivías todo: un libro, un cuadro, un poema. Recuerdo que cuando teníamos alguna actividad fuera de lo normal o alguna interacción con otros talleres, en lugar de preguntar qué nos pareció, decías: “¿Cómo os sentisteis?”… Y digo que a mi me inspirabas porque de estar mucho tiempo viviendo en la oscuridad todo se había vuelto cenizas, había perdido la capacidad de ilusionarme, disfrutar o sentir. Así que, a veces, me acordaba de ti e intentaba saborear las cosas como tú lo haces.

En fin, ahora me va mejor. Después del bache que sufrí a principios de verano he remontado bastante. He vuelto a ser más menos activa y a implicarme en cosas después de años sin encontrar nada que despertara mi interés y sin capacidad de resolución.
En Julio hice un curso de Inglés A2 y ahora estoy en el B1. Intenté matricularme para hacer el grado superior de Integración Social pero como yo, en su día, hice la prueba de acceso fuera de la región no tenía preferencia y me quedé sin plaza. Puede que vuelva a hacer la matrícula para el curso que viene y solicitar matrícula de nuevo, para Integración Social o para Atención a Personas Socio-Dependientes. Eso es lo que me gusta, especialmente trabajar con personas con discapacidad. Sé que soy muy mayor, pero me apetece hacerlo. De hecho, estoy como voluntaria en una asociación para chicos con diversidad funcional, ¡Y me encanta!. ¡Disfruto muchísimo con ellos!. Es algo sumamente gratificante para mí.

Y eso es lo que hay, ya no soy tanto el animalillo asustado que conociste, pero todavía me queda mucha fuerza que adquirir. Al menos estoy adquiriendo cierta normalidad y he dejado entrar algo de luz y aire a mi cerebro.

No sé si me habré enrollado mucho pero he dicho todo lo que quería decirte. Espero que no te haya molestado ni importunado. Yo, por mi parte, me quedo más tranquila.

Por último, y una vez más, gracias. Reitero el bien que me hizo el taller, y fue posible gracias a vosotros y a la Fundación en general, por supuesto. A vuestro tiempo, energía y generosidad. Transmite, por favor, a Carlos un saludo y un abrazo de mi parte. Y a ti, Mikel, te deseo todo lo bueno y todo lo mejor. Y una petición: eres alguien con un aura especial, ¡consérvala siempre!.

De todo corazón, te mando un abrazo fortísimo y un gran beso”

Leave a reply
VÍDEO-PRESENTACIÓN DEL ARTÍCULO SOBRE LA EFICACIA DEL PROGRAMA DE TALLERES SOYCOMOTU®EXPERTO EN PRIMERA PERSONA Y DOCENTE EN UN MÁSTER UNIVERSITARIO
Todos los comentarios (1)
  • Nieves Martínez
    enero 03, 2018 at 10:05 pm

    Quiero felicitarte Carmen, por tu generosidad y por la valoración que haces del voluntariado en la Fundación Cattell Psicólogos. como directora del Programa Soycomotu, sé del trabajo, la sensibilidad, solidaridad, inteligencia y creatividad de los monitores, pero también de participantes como tu que se implican en las distintas actividades de los talleres. Un fuerte abrazo.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

css.php